Menú Cerrar

Pandemia y aceleración de la transformación digital: Un impacto desigual

Montevideo, marzo de 2021- De acuerdo a lo desarrollado en Pandemia y aceleración de la transformación digital: Una aceleración forzada por las circunstancias, la pandemia aceleró los procesos de transformación que ya estaban en marcha en los países de la región. Esto se vio reflejado en indicadores como el aumento de los dominios registrados, la modificación de los hábitos de consumo, el aumento de las compras en línea, el crecimiento de las plataformas de comercio electrónico y de aquellas que faciliten el teletrabajo.

Sin embargo, el crecimiento digital no ha sido parejo en todos los rubros ni en todos los países de Latinoamérica. Raúl Echeberría, Director Ejecutivo de ALAI, advierte que “cuando se habla de economía digital o de plataformas, estamos hablando de realidades muy variadas. Si bien, sin duda, el comercio electrónico en general ha tenido un crecimiento explosivo, no todos los rubros se han impulsado de la misma manera”. Entre los rubros que han crecido, los entrevistados mencionan los servicios de reparto, los sectores de ventas minoristas o servicios, las plataformas de trabajo a distancia, los insumos médicos, la alimentación y los rubros relacionados con el hardware (computadores, tablets, laptops, etcétera). Pero otros sectores fueron particularmente golpeados, como el turismo, la hotelería y las empresas que no pueden adaptar sus procesos y operaciones a un formato digital.

La crisis por el COVID-19 exacerbó las diferencias estructurales preexistentes entre países y sectores con distintos grados de digitalización. En este sentido, Echeberría distingue tres grandes falencias o gaps en la región: conectividad, habilidades e inclusión financiera digital.

En materia de conectividad, Echeberría señala que casi el 40% de la población de Latinoamérica no tiene acceso a Internet o cuenta con una conectividad muy limitada. “Sin conectividad de calidad no hay transformación digital posible”, comenta Echeberría. Al respecto, eLAC-CEPAL agrega que “una parte importante de las empresas no tiene digitalizados sus procesos; en algunos países de la región solamente el 10% de las empresas tienen desplegados canales de venta digitales”. 

Con respecto a las habilidades digitales, eLAC-CEPAL advierte: “La cantidad de trabajadores que pueden realizar teletrabajo es reducida, ya sea por el tipo de labor que realizan o por la falta de habilidades digitales. Esto refleja las dificultades que tienen gran parte del aparato productivo y las personas para continuar con sus actividades económicas y la posibilidad de generar recursos”. En el contexto del confinamiento, esta brecha no afecta solo a la actividad económica y al comercio sino que “se advierte también en otras actividades importantes y que ahora dependen aún más del acceso a Internet, por ejemplo, acceder a servicios de gobierno, descargar contenidos educativos o tener servicios de salud a distancia”, explica eLAC-CEPAL.

Finalmente, Echeberría advierte que “hay países grandes de la región en los que solamente una minoría tiene acceso a una tarjeta de crédito o a un algún tipo de medio de pago en línea, lo cual constituye una barrera para el desarrollo del comercio electrónico”.

– La nota original fue publicada en el Reporte N°12 de LACTLD.